• Recursos gratuitos
  • Cómo y porqué hacerse socio@
  • Regala Naturaleza
  • Calendario de actividades
  • ACEAB Natural Experience
  • Crecimiento Personal
  • Testimonios
  • Información práctica

 ¿Sabes qué hacemos en ACEAB?

ACEAB – Asociación para el Crecimiento, la Educación Ambiental y el Bienestar. Dirigida y gestionada por Rubén Pérez y Sonia Tré.

En ACEAB encontrarás actividades saludables para que recuperes tu vitalidad y afrontes la vida con ilusión.

Con más de una década experiencia, nuestros pilares se basan en el Crecimiento personal, el Bienestar de cuerpo y mente, la Educación e Interpretación Ambiental, todo… con el nexo común del contacto con la Naturaleza.

¿Sabes qué hacemos en ACEAB?

 

ACEAB – Asociación para el Crecimiento, la Educación Ambiental y el Bienestar. Dirigida y gestionada por Rubén Pérez y Sonia Tré.

 

En ACEAB encontrarás actividades saludables para que recuperes tu vitalidad y afrontes la vida con ilusión.

 

Con más de una década experiencia, nuestros pilares se basan en el Crecimiento personal, el Bienestar de cuerpo y mente, la Educación e Interpretación Ambiental, todo… con el nexo común del contacto con la Naturaleza.

 

 

Las claves para elegir tu mochila

¿Cuál va a ser el uso que le das a tu mochila? 

Cuando salimos de excursión debemos llevar todo nuestro material encima. Necesitarás una buena mochila para llevar tu comida, tu equipo y otras necesidades o las botellas de agua.

Si has planificado una actividad exigente en condiciones adversas, necesitarás que tu mochila sea la adecuada para ello.

Utiliza una mochila estable, impermeable, que tenga una cubierta para protegerla de la lluvia. Lleva algunas bolsas de plástico para guardar la basura durante la ruta.

A la hora de elegir una mochila hay que tener en cuenta la duración de la ruta de senderismo.

En el mercado existen una gran variedad de mochilas, con tamaños, formas y porta materiales, muy importante para saber como elegir la mochila de montaña adecuada.

Elegir una buena mochila de montaña va a ser primordial para realizar una salida de senderismo ya sea de una jornada o de varios, pero lo más importante es que no afecte a nuestra salud ni a nuestra seguridad.

En este artículo lo voy a enfocar solo a mochilas de senderismo y trekking de varias jornadas, no me meteré en otras disciplinas.

Cada vez que vayamos a comprar una mochila tendremos en cuenta una serie de determinaciones que harán que la mochila sea la perfecta para ese uso que vayamos a dar.

  • Lo primero tenemos que saber que tipo de actividad vamos a realizar, eso es lo primordial, siempre empezando por aquí, debes considerar en qué época del año la vas a realizar, lo técnica que van a ser las salidas que realices, ubicación del mismo y su duración, etc.
  • Tienes que tener en cuenta que material vas a llevar, recuerda no cargar en exceso por que te sobra espacio, ni dejar nada primordial por falta de sitio.
  • Debes tener en cuenta la medida, según tu complexión debes elegir una talla u otra.
  • Para finalizar elegirás la mochila que mejor se adapte para llevar el material en la época del año que has elegido y según tus complexión.

PARTES DE UNA MOCHILA

Para elegir bien una mochila tienes que tener muy claro de cuáles son las partes de una mochila de montaña y que función hace cada una, saber para qué sirve realmente el cinturón lumbar, como usar los tirantes y la importancia del respaldo. 

El cinturón lumbar

Muchas personas caen en el error de creer que el peso recae todo sobre los tirantes de la mochila, pero es un error, alrededor del 80% del peso debe caer en el cinturón lumbar, elegir una mochila con un buen cinturón va a hacer que nuestra espalda gane en salud.

Si que es cierto que las mochilas pequeñas de menos de 20 L no suelen tener cinturón, pero mi consejo es que lo busques con él.

Yo tengo una mochila pequeña de 10 L y lleva un pequeño cinturón, que no es que cargue peso sobre él, lo que hace es evitar que la mochila se mueva de un lado para otro, la verdad es que desde mi experiencia se hace más cómodo llevarla cogida de la cintura.

Tirantes

Estos deberán ser anatómicos y ergonómicos, adaptados a nuestro cuerpo. Ahora hay una gran variedad de materiales que hacen que estos sean muchos más cómodos. 

Recuerdo una mochila que tuve del año de la quica, era enorme, con bolsillos laterales y central, tenia los tirantes más duros que he llevado en mi vida,  era más bien una mochila para campamentos o colonias, pero yo empecé a usarla para excursionismo, ascensiones y travesías de varios días.

Acarrear aquello, era un suplicio, me clavaba en el suelo me forzaba la espalda y las cervicales. el problema es que yo era muy joven y estaba fuerte y, sobretodo, motivado así que tiraba tiraba y tiraba.

A raíz de aquellos años de esfuerzo acabé con fuerte dolor de cervicales y finalmente tiré la mochila. Pero hoy día por suerte son mucho más cómodos y se hace más llevadero el cargar con ella. 

Respaldo y bastidor

Muy importante esta parte de la mochila, aportará estabilidad, sujeción, comodidad y protección al evitar que lo que llevemos en el interior se nos clave en la espalda. 

Además de darle rigidez a la mochila lo cual será importante para mantener toda la carga en su sitio y tener una mochila firme. 

Los modelos antiguos causaban mucho calor provocando así una mayor sudoración, pero con los nuevos diseños y avances se han conseguido muy buenos resultados de ventilación en la espalda. 

Tipos de mochilas

Las mochilas de montaña tienen diversas características particulares, aquí te hacemos un repaso de algunas de las más importantes. 

Su estructura 

También te conviene tener en cuenta los diferentes estilos de mochilas disponibles, los cuales se pueden categorizar en tres tipos principales.

Con estructura interna 

En este caso la estructura rígida —normalmente de varillas plásticas o de aluminio— se encuentra al interior de la mochila, lo cual le permite también trasladar cargas pesadas, aunque por estar más sujeta directamente al cuerpo, se tiene una menor ventilación, lo que puede favorecer la sudoración.

El hecho de que sean más flexibles y se ajusten de mejor forma a la carga, las hace una buena elección para escaladores que no requieren cargar demasiado peso.

Con estructura externa

Este tipo de mochilas de viaje tienen una estructura rígida en la parte exterior, normalmente de algún metal ligero como el aluminio; y aunque suelen ser más pesadas, resultan bastante cómodas y convenientes para entornos cálidos, pues al estar más despegadas del cuerpo, producen una menor sudoración.

Eso sí, por su esqueleto externo duro, suelen ser también más abultadas y estorbosas, no obstante que vienen siendo la alternativa más conveniente para el traslado de equipo pesado.

Sin estructura 

También llamadas de uso diario, este tipo de mochilas son más ligeras y pequeñas, aunque esto representa una ventaja para el senderista que busca mayor agilidad y libertad para desplazarse en terrenos dificultosos.

No es demasiado abultada ni puedes llevar una carga tan grande, por lo que resultan ideales para trayectos no muy largos; aunque hay que considerar que, a diferencia de los otros tipos de mochila donde la mayor parte de la carga recae en las caderas, en este caso el mayor apoyo es en los hombros.

Mochilas con bolsillos de fácil acceso en el exterior / Foto: Tyler Nix 

 

 

Con compartimiento desmontable

Si en tu ruta estarás llegando a acampar a un destino principal, y después de ahí realizarás varias excursiones  más cortas a puntos cercanos, este tipo de mochilas te permiten desprender alguna sección como si se tratara de un bolso de mano o una riñonera, te puede ser de gran utilidad. Hay que decir también que existen en el mercado mochilas que se recogen en apenas el volumen de un puño, y que te pueden desempeñar la misma función.

Hidratarte mientras caminas / Foto: Nathan Lindahl 

  

MOCHILAS SEGÚN SU CAPACIDAD

Menos de 20 litros: Son las más utilizadas para carreras de montaña, aunque también para una actividad de corta duración y cercana al punto de inicio, pueden usarse en verano ya que no necesitan ser cargadas con mucho material.

Es importante que no se carguen con más de 2 kg ya que rara vez llevan el cinturón, lo ideal sería buscarla con cinturón aunque sea pequeño ya que al menos evitará que se mueva mucho la mochila.

De 20 a 30 litros: Esta es la mochila más polivalente, ideal para actividades de un día, su carga será entre 4 y 6 kg, el cinturón ya es un poco más grueso para soportar el peso.

Mochilas de este volumen ya se pueden encontrar más técnicas, con porta material, cinchas laterales para comprimir el material y las características de una mochila superior.

Mi mochila para salir a trabajar con mis clientes es de este volumen, tiene la medida perfecta para que no sea ni muy grande ni muy pequeña y llevo todo lo necesario para la jornada.

 

De 30 a 50 litros: Las llamadas mochilas de ataque, estas  mochilas se puede cargar con un peso de entre 8 y 10 kg y tienen un cinturón y unos tirantes de mayor grosor, más ergonómicos y cómodos, además empiezan a llevar el portamaterial, en el que podemos llevar un piolet o los bastones.

Tiene cinchas laterales para ajustar bien la carga y hacer que se mantenga todo más estable.

Estas mochilas ya se pueden usar para travesías de un par de días, de hecho una de las mías es así, y la he usado para pasar una o dos noches en la montaña.

Hoy día los materiales son mucho más pequeños que antes, tipo hornillos, los sacos de pluma se comprimen mucho, al igual que la comida deshidratada ocupa muy poco espacio y aporta muchísimo.

De 50 a 65 o más litros: Estas son las mochilas que ya usaremos para varias jornadas, aproximaciones a campos base o incluso para darte un gran viaje. Están muy bien preparadas tanto el cinturón, la espaldera como los tirantes, todo ellos sobre dimensionados para que hagan el transporte del material más cómodo.

Estas ya las aconsejo para más de 3 días, siempre y cuando no tengamos sitio donde aprovisionarse y necesitemos de llevarlo todo con nosotros.

En caso contrario es posible que con una de 60 litros sea suficiente, pero nunca dejaremos nada imprescindible por llevar una mochila más pequeña.

Factores anatómicos de una mochila

Uno de los factores más importantes a la hora de elegir la mochila es la diversidad de ajustes que lleva y la forma de la mochila dependiendo de si la tiene que llevar un hombre o una mujer.

Talla

Pues sí las mochilas también tienen su talla, no te va a servir cualquier mochila que pilles, aunque las de menos de 30 L es raro que encuentres con tallas.

Debes tener en cuenta una serie de medidas a la hora de elegir la mochila de montaña para que se adapte bien a tu espalda y caiga adecuadamente sobre tus caderas en el momento de ajustarla con el cinturón lumbar.

La talla de la mochila se mide de manera longitudinal, tomando de referencia donde comienza a bajar los tirantes en la parte alta, hasta la parte alta del cierre del cinturón lumbar.

Desde esos dos puntos tomaremos la medida y deberá aproximarse por un par de cm con la medida que tomaremos de nuestra espalda.

En el punto más alto,  justo en la nuca , agachamos la cabeza y en la vértebra que más sobresale tomaremos medida hasta la parte alta de la pelvis, en una línea imaginaria que cruza en horizontal de lado a lado.

Debes saber que las mochilas de gran tamaño son regulables según tu comprensión, justo en la unión de los dos tirantes tienen un sistema para poder soltarlo y moverlo arriba o abajo según tu medida de espalda.

 

Mochilas para  Hombre o mujer

Hay una pequeña diferencia entre unas y otras, de hecho recuerdo una mochila Mammut que me compre de 2º mano por estar a muy buen precio y en muy buen estado, resultó ser de mujer, en ese momento comprendí la diferencia entre una y otra pero ahora te la voy a explicar yo.

Por lo general las mujeres tiene la cadera un poco mas alta, asi que las mochilas pueden ser un poco mas cortas.

Su cadera es más pequeña y el cinturón lumbar también lo será, si una mujer de cadera estrecha usase una mochila de hombre, lo más probable es que el cinturón no lo pudiese ajustar bien y le quedaría holguero.

Y el último es que los tirantes bajan de forma oblicua para evitar molestias con los pechos.

Ajuste de la mochila 

Para verificar la comodidad, los materiales son uno de los primeros factores, aunque también es importante optar por la medida ideal, considerando dos factores principales, el tamaño de tu torso y el diámetro de tu cadera.
No existe una medida estandarizada para esto, pero la mayoría de las etiquetadas como:

  • Extra pequeñas, vienen bien para torsos no mayores a 38 centímetros, midiendo desde los hombros o el hueso de la columna que sobresale al empezar el cuello, y de ahí en línea recta vertical a la cadera.
  • El tamaño pequeño suele ser adecuado en torsos de hasta 42 cm.
  • El mediano para 48 cm
  • La categoría grande, normalmente es adecuada para torsos mayores a 51 cm.

Particularmente para el caso de las mochilas de montaña, también te resulta conveniente que cuente con los 4 sistemas de ajuste principales:

  • Las correas de las caderas, que es donde debe apoyarse la mayor parte del peso
  • Las correas de los hombros, las cuales deben permitir mantener la flexibilidad en los brazos
  • Las correas para levantar la carga,  muy cerca de las anteriores, con las que se debe formar un ángulo de aproximadamente 45º, y generarán ese efecto de ajuste ideal.
  • Las correas de pecho o de esternón, para un mayor balance y una mejor distribución del peso.

Finalmente considera que existen en el mercado modelos de mochilas diseñadas para niños, los cuales podrían ser una alternativa personalizada.  Prueba la mochila con algo de peso, te servirá para asegurarte de elegir la mejor opción para tu viaje.

Complementos de la mochila

Esto ya dependiendo del modelo de la mochila y el fabricante llevará más o menos complementos y dependiendo la actividad que vayas a realizar deberás elegir la mochila de montaña con más o menos complementos, lo que sí que no es recomendable es que te compres una mochila con todos lo complementos si solo vas a hacer senderismo o prescindamos de ellos cuando necesitas llevar un piolet.

En cualquier caso estos son algunos de los complementos que pueden llevar:

  • Porta piolet: mejor si tiene dos, tienen que estar bien orientados para mantener los piolets bien pegados a la mochila.
  • Guarda  crampones:  Si vas a realizar actividades de travesía en invernales ese material tiene que estar a mano, ese material tiene que estar a mano, su sitio está fuera para que sea fácil y cómodo de coger.
  • Portaesquís: Situados en los laterales, cada esquí deberá ir en cada uno y así mantendrá el peso equilibrado.
  • Pala y sonda: Algunas mochilas para hacer actividades invernales llevan un compartimento donde guardar la pala y la sonda.
  • Cubre mochila: Aunque la mayoría de mochilas de montaña tienen un recubrimiento interno para proteger del agua, bajo condiciones de lluvia, a través del cierre, o por el mismo efecto de la humedad, puedes llegar a causar daños y mojar el interior; en este sentido resultan de utilidad aquellas que vienen con funda de protección contra agua, las cuales suelen ser ligeras y no ocupan mucho espacio.

Para tener herramientas a mano Si estás buscando alternativas para comprar mochila de montaña, la cantidad y distribución de bolsillos también puede ser un factor a tener en cuenta. Si requerirás varios artículos de tu equipo durante tu recorrido, te convienen aquellas con bolsillos de fácil acceso en el exterior, aunque aquellos bolsos elásticos también resultan de utilidad para ajustarse a objetos como lámparas, botellas o cuerdas.

  • Bolsillos en la correa de la cadera también resultan bastante prácticos para tener seguro y a la mano el smartphone o algún alimento en caso de hambre.
  • Compartimiento para tienda de campaña o saco de dormir,  algunas vienen en forma de bolsa en la parte inferior, y otras más tienen un sistema para anclarse en la parte superior.

Estos son algunos de los complementos que en función de la actividad, de la duración y la tecnicidad de la misma podrás o no necesitar que lo lleve.

Sistemas de hidratación

¡Mete en tu mochila, siempre, una cantimplora como mínimo de un litro de capacidad!

Puedes elegir una mochila que lleve un compartimento para sistemas de hidratación y poder ir hidratándote por el camino.

Ahora bien, el mayor inconveniente de los sistemas de hidratación es que no se puede controlar el consumo que haces y  a veces puedes darte cuenta de que no te queda agua, además es posible que se caliente o se congele el tubo que queda por fuera de la mochila.

En mi caso, cuando guio a grupos, suelo llevar una botella de agua de más, ya van varias ocasiones en las que un participante, baja en picado el rendimiento porque se le ha acabado el agua… eso sí… llevando sólo medio litro o en algún caso incluso menos.

Más vale ser precavido que tener a un participante en tu actividad deshidratado por un despiste o falta de conciencia.

Conclusiones

Dejo como conclusión  5 consejos que os serán de utilidad a la hora de seleccionar una mochila para la práctica de montaña, aunque en un primer momento parezca que no tiene demasiada importancia este aspecto, veréis que siguiendo estas recomendaciones os sentiréis más cómodos con el modelo que seleccionéis.

  1.  Que cuente con cinturón y correa de pecho.
  2. Que tenga un respaldo acolchado y ergonómico, debe amoldarse perfectamente a la forma de tu espalda.
  3. Si tus travesías son medianamente largas, agradecerás contar con un espacio para el depósito de agua.
  4. Para las jornadas de más calor, disponer de una mochila con un buen sistema de ventilación integrado, es primordial.
  5. Para que tu mochila y tú seáis uno solo, unas cintas de compresión ajustables serán más que suficientes.

Con estos breves consejos tendréis controlados los principales puntos a tener en cuenta a la hora de seleccionar una mochila para la práctica de senderismo.

Cada mochila tienen su función y no debemos caer en el error de llevar cualquier mochila.  Si bien puede ser que entre mochilas de volúmenes similares o muy cercanos podamos usarla.

Déjate asesorar por los que más tiempo llevan en el mundo de la montaña y más saben del tema, no dejes de preguntarles por vergüenza a que piensen que no tienes ni idea, ya que realmente es así y nútrete de su sabiduría y experiencia siempre que puedas.

Apúntate a alguna de nuestras actividades

Camino de Ronda: Yoga, Meditación y Senderismo en la Costa Brava

Día: Domingo 19 de junio '22 Dificultad: Fácil (Ver información en "El itinerario") Aportación soci@s:  25 €  No soci@s:  35€ ¡Promoción para no soci@s! 20€ de cuota + 10€  coste de esta salida  =  30€ Actividades: Senderismo, Yoga y Meditación....

Excursión circular y ascensión a la Mola de Colldejou

Día: Sábado 12 de Marzo '22 Dificultad: Moderada (Ver información en "El itinerario") Aportación soci@s:  20 €  No soci@s:  40€  (Por la diferencia puedes hacerte soci@ por un año)  Actividades: Senderismo Objetivos:  Descubrir rincones mágicos,...

Excursión por el Parc Natural del Montsant

Día:  Domingo 06 de Marzo '22  Dificultad: Exigente (Ver información en "El itinerario") Aportación soci@s:   25€  No soci@s:   40€  (Por la diferencia puedes hacerte soci@ por un año)  Actividades: Senderismo Objetivos:  Descubrir rincones...

Formación de Yoga Restaurativo y Backmitra

Formación Yoga Restaurativo & Backmitra"Descubre en cada práctica lo que la escucha revela de ti" 13 de Marzo 2022Formación de Yoga Restaurativo & Backmitra "Descubre en cada práctica lo que la escucha revela de ti"  13 de Marzo '22 Nuestra...

Ponte en contacto con nosotros

La manera más fácil y rápida de ponerte en contacto con nosotros es WhatsApp.

Hemos preparado un enlace rápido para ello.

Haciendo clic en el icono de Whatsapp que tienes a continuación, resolveremos tus dudas y, si quieres, te agregamos a nuestra lista de difusión para que estés informad@ de nuestras actividades.

   Telf: Sonia Tré 610.383.393    Telf: Rubén Pérez 671.233.158

Barcelona 

Hola bienvenid@ a ACEAB, soy Rubén... Si tienes alguna duda, puedes ponerte en contacto conmigo vía WhatsApp desde aquí!!!